Coworking

You can’t cowork alone: Una entrevista a Jenny Poon

By 21 mayo, 2019 junio 25th, 2019 No Comments

Jenny Poon

Jenny Poon es la fundadora de CO+HOOTS, un espacio de coworking en Phoenix, Arizona. Recientemente calificado por la revista Inc.como el cuarto mejor coworking de Estados Unidos.

Podemos entender la calificación de Inc., CO+HOOTS se remonta a las raíces del coworking. Jenny pasó la entrevista de casi una hora hablando de emprendedores, de cómo se deben disminuir las barreras de entrada al emprendimiento para que sea accesible para las minorías, cómo transformar el centro de una ciudad fantasma, y un largo etcétera. Comparte la visión de que el coworking es mucho más que un espacio agradable y un par de eventos, comparte, de hecho, la visión común que tienen todos los líderes de coworking en estos días. Pero volveremos a esto más adelante.

Recepción de CO+HOOTS

La razón por la cual CO+HOOTS resulta tan especial es por algo que nunca me canso de repetir: un espacio de coworking no es como una nave espacial que aterriza en un territorio y está completamente aislado de su entorno. Si has pasado suficiente tiempo en este sector, sabrás que los espacios más exitosos son lo opuesto a esto, todas las leyendas del coworking se han forjado de la misma manera.

Su coworking se enfoca en la comunidad, persigue el objetivo de crear impacto económico en el centro de Phoenix. En el momento en que se originó CO+HOOTS, era conocida como la ciudad fantasma ya que se había visto fuertemente afectada por la crisis económica. Su recuperación no fue fácil, pues la economía de la ciudad se basaba en gran medida en el sector inmobiliario (como español sé de primera mano lo difícil que fue recuperarse de la crisis). El centro de la ciudad tenía mala reputación y era considerado como un área de personas sin talento: “lo veíamos cotidianamente cuando manejábamos hacia el trabajo. La zona contaba con un problema de marketing, la gente no estaba al tanto de lo que podía encontrar en aquel lugar”. Ernie, la dueña de Matt’s Big Breakfast, le hizo abrir los ojos: “me contó la historia del restaurante y su visión del centro de Phoenix, la comunidad de artistas que allí vivía. Fue la que quitó la primera capa de la cebolla”. Esa era la chispa que CO+HOOTS necesitaba para comenzar a existir en la mente de Jenny.

Matt’s Big Breakfast en el centro de Phoenix, Arizona

No fueron su bots de café lo que nos llevó solicitarle una entrevista a Jenny -pero sí hicieron que su equipo dejara de odiar prepararlo-, sino el brazo sin ánimo de lucro de CO+HOOTS. Aunque Jenny nació en los EE. UU., es hija de una pareja de inmigrantes y descubrió pronto todas las dificultades a las que se enfrenta un empresario de clase media que no es un hombre blanco de clase media. Jenny está realmente comprometida a solucionar esta situación: “deberíamos reducir la barrera de entrada y replantear el acceso al emprendimiento, que esté disponible para mujeres, personas de color y minorías”. Se asocian con universidades, escuelas secundarias, cámaras y el gobierno local con el fin de asegurarse de que todos se estén moviendo en la misma dirección para cambiar el centro de Phoenix.

Con ese propósito, CO+HOOTS tiene dos brazos, ambos tienen el mismo objetivo: “multiplicar el impacto económico en nuestra ciudad”, pero miden este impacto de diferentes maneras. El brazo con fines de lucro del proyecto se enfoca en acelerar el crecimiento de las empresas a través del trabajo en el espacio de coworking, eventos, y programas estilo incubadora específicamente pensados para empresas que quieren crecer. El brazo sin fines de lucro se enfoca en hacer que el emprendimiento sea accesible a los jóvenes y la población con poca representación a través de programación pública. Ambos entregan y rastrean su impacto económico y la creación de empleo. Esta es su respuesta cuando se le pregunta qué significa el impacto. Es una respuesta clara a una pregunta difícil en coworking porque mucha gente habla sobre el mismo pero se suele evitar dar datos concretos o explicar de que manera se mide ese impacto.

Construyendo comunidad en CO+HOOTS

Hoy en día, CO+HOOTS es un espacio de coworking, no un flex work space, en el que una comunidad empresarial comparte una visión de una ciudad vibrante y conectada. Una comunidad que conecta el arte y la tecnología con las personas y les permite ir más lejos, un grupo de individuos que si cree lograr que la ciudad tenga éxito, lo tendrá. Hacer eso a veces es tan fácil como dar a conocer los medios que se tienen a disposición, como los programas de arte público para artistas que no han sido accesibles para los locales. Y esta no es la primera vez que escuchamos dicha historia: en una entrevista previa, Nat Orea habló sobre la pérdida de fondos y el papel que puede desempeñar el coworking para ayudar a los empresarios a obtener estos recursos solo compartiendo la información y ofreciendo un poco de orientación.

No podemos terminar la entrevista sin preguntar sobre el tema candente de 2019: el futuro del coworking, es decir coworking vs flex work. La opinión de Jenny no difiere mucho de líderes de la industria como Steve Munroe: la vara de coworking se ha elevado y comenzar ahora mismo es mucho más difícil de lo que era antes: “se invierte mucho dinero y hay mucha mayor competencia”. Aunque estoy de acuerdo con Jenny, me gustaría enfatizar una frase que siempre debemos considerar, “Usted tiene que elegir a qué nivel desea competir. Nunca competimos en precio. Siempre competiremos en cultura porque estamos enraizados en nuestra comunidad (fuera del espacio) pero nunca debemos olvidar cuál es el estándar de la industria”.

Un evento en CO+HOOTS

Puedes gritarlo en voz alta si quieres, pero creo que está suficientemente claro: cuando creas un espacio de coworking debes conocer tus fortalezas y debilidades, debes encontrar un lugar en el mercado desde el que puedas competir contra otros con bolsillos más profundos que los tuyos. Se trata de elegir la mejor estrategia y decidir que batallas debes luchar. Pero, y es un pero enorme, no debes cerrar los ojos a la realidad: existe un nivel mínimo en la industria, que solo ha hecho que aumentar desde 2011, y si no prestas atención a este hecho, tu espacio se verá anticuado incluso antes de que abras las puertas. Porque, como señala Jenny, “la mayoría de los clientes realmente no comprenden la diferencia entre el trabajo flexible y el coworking”.

Leave a Reply