Coworking

Una visión diferente del crecimiento: coworking, comunidad, y el método MOB

By 18 junio, 2019 junio 24th, 2019 No Comments

Cuando conoces a Alejandro Papadopoulos, CEO y Co-founder de MOB, lo que te transmite no se ajusta a la imagen estereotipada que la gente suele tener de un abogado. Alejandro tomó el relevo de Cecilia Tham al frente de MOB hace ya unos años y compagina su actividad al frente del equipo de MOB con su startup Kube Legal Services además de otros proyectos que se realizan en el entorno de MOB.

Alejandro Papadopoulos_MOBAlejandro Papadopoulos en MOB Caterina

MOB, antes Makers of Barcelona, es el espacio de coworking histórico de Barcelona. Su primera ubicación en la calle Bailen de El Ensanche barcelonés, abrió sus puertas en el 2012. En aquel momento podríamos definir ese área como el triángulo olvidado de la ciudad: una zona del ensanche que se encuentra entre las calles Roger de Llúria, Gran Vía de les Corts Catalanes, Passeig de Sant Joan y Ronda de Sant Pere, que hoy está en proceso de gentrificación galopante.

En Noviembre de 2015, MOB fue el primer coworking en Barcelona que abrió su segunda ubicación. Este nuevo espacio, situado junto al Mercat de Sant Antoni, nos tomó a todos por sorpresa porque ya en aquel entonces estaban más focalizados en operar como hub creativo que el propio servicio de coworking en sí. Hace poco más de dos meses MOB ha inaugurado su tercera ubicación junto al Mercat de Santa Caterina, en una de las zonas más competitivas de la ciudad. En la Coworking Spain Conference2018 la definí como el coworking cluster más importante de la ciudad de Barcelona.

Cuando visitas MOB Caterina ves plasmado en un espacio físico aquello que previamente hemos conversado con Alejandro. “En 2018 tuve muchas dudas viendo el crecimiento exponencial que estaban teniendo algunas marcas de coworking, pero finalmente me di cuenta que eso no iba con nosotros. En MOB estamos centrados en trabajar por proyectos y habíamos dejado de lado crecer en el área de coworking después de crear MOB Pau en 2015”.

En estos meses, nos confiesa, se rompió la cabeza pensando cual era el mejor camino para MOB, y en cierta manera le sirvió para reafirmar cual era la esencia de MOB: “Queríamos un crecimiento que no viniera dictado por el sector inmobiliario. Queríamos mantener los precios de nuestras anteriores ubicaciones y que el proyecto de expansión tuviera coherencia”.

Le pedimos a Alejandro que nos explique en que consiste trabajar por proyectos:

“Desde nuestros inicios, MOB ha pretendido trabajar y desarrollar proyectos de forma conjunta con la comunidad que estaba ubicada en sus espacios. Siempre nos hemos considerado un espacio creativo con una comunidad multidisciplinaria con la que podemos brindar servicios a terceros. Fundamentalmente, lo que hacemos es buscar clientes y montamos equipos adhoc con los perfiles que, entendemos, son los más adecuados para la ejecución y desarrollo de dicho proyecto. Por tanto, MOB lo que hace gestionar un pool de talento de más de 400 personas con el objetivo de conseguir mayores proyectos, uniendo nuestras fuerzas, generando un beneficio tanto a la comunidad que ocupa nuestros espacios como para nosotros mismos, apartándonos del puro negocio inmobiliario de los espacios de coworking”.

Por otro lado, alejándonos un poco de MOB y teniendo una perspectiva más amplia, teníamos curiosidad por conocer el punto de vista de Alejandro sobre la evolución del coworking en Barcelona.

“Desde 2012 a 2015 los actores que estábamos en Barcelona tuvimos un duro trabajo para dar a conocer y concientizar a la gente de una nueva forma de trabajar, colaborar y compartir. La idea era unir fuerzas para volvernos más eficientes y fuertes en un mercado afectado por la crisis que azotaba en aquel momento España y gran parte del mundo. Fue un duro trabajo que los espacios de coworking o creativos fueran conocidos y nos peleábamos por una pequeña porción del mercado. A la vez, nos puso en el mapa como referencia en el mundo de la innovación y como entidades de referencia en dicho sector. Por aquel entonces hicimos un gran esfuerzo para ser el outsourcing de algunas grandes empresas como su departamento de innovación”.

Un poco más tarde cuando MOB abrió su segundo espacio las cosas empezaron a moverse más deprisa en coworking. “Después de abrir MOB Pau, el mercado empezó a cambiar a pasos agigantados y ya en 2017 teníamos cientos de actores, incluso multinacionales que nos volvieron más exigentes en muchas cuestiones relacionadas con el propio espacio. Durante dicho periodo, MOB hizo un esfuerzo mayor para diferenciarse de los otros espacios con el fin de convertirse en una plataforma de innovación abierta dando la oportunidad a sus miembros de participar en grandes proyectos conjuntamente con nosotros”.

Ya en 2019, “con la apertura de MOB Caterina, hemos descubierto que el mercado está estabilizado, de hecho hay una gran demanda en el sector y para nuestra sorpresa, teniendo un temor inicial, llenamos casi todo el espacio incluso antes de abrirlo. Asimismo, el sector dio un giro que fue el de las grandes cuentas. Con medianas y grandes empresas queriendo entrar a formar parte de estos espacios y cambiando el modelo de autónomos o pequeños equipos a compañías mucho más grandes”.

¿Cómo ves el coworking en 2020? “Es una incertidumbre, creo y por lo que se dice, cada vez más la forma de trabajar está evolucionando y está empujando tanto a las empresas como a los pequeños equipos a este tipo de espacios. Se habla que la demanda no va a parar de crecer, pero lo cierto es que nosotros no tenemos ese modelo, entendemos que contamos con dos verticales: espacio y proyectos como hemos venido diciendo. Creo que habrá temor al colapso del mercado, especialmente si los precios de las oficinas siguen al alza. “La pregunta que me hago es: si hay un exceso de oferta, los que están ahora abriendo espacios a los precios actuales ¿tendrán margen de error en el futuro si nos vemos obligados a bajar precios y no se tienen servicios y actividades adicionales que generen ingresos extras a los espacios como hemos intentado hacer desde casi nuestros inicios?”.

La pregunta de Alejandro está muy alineada con mis dudas y las de otras personas del sector que pensamos que una contracción de la economía en los próximos cuatro años puede causar problemas a muchos operadores del mercado si han basado su plan de negocio en las tarifas que actualmente el mercado acepta. Si tenemos en cuenta lo que ocurrió en la pasada crisis económica, la tasa de disponibilidad de oficinas, ahora en el 4,5% subirá y los precios bajarán. Esta hipotética situación puede ser un problema para aquellos espacios que paguen unas rentas que pueden permitirles un escaso margen de maniobra.

^ ^

Esta entrevista ha sido realizada para Cobot y ha sido publicada originalmente en su Blog

Leave a Reply