Coworking

El coworking tiene la oportunidad de ser un agente de cambio en Latinoamérica

By 29/11/2018 diciembre 5th, 2018 No Comments

Cuando te sientas con Nat Orea, organizador de la GCUC LATAM, ya intuyes que la conversación será interesante. Antes de la entrevista conversamos brevemente sobre la Coworking Europe Conference y sobre el background de cada uno en el mundo del coworking.

Pausado y reflexivo, nos cuenta cómo entró en contacto con el mundo del coworking. Hace unos cinco años al volver a México, estuvo viviendo en Tokio unos años, dispuesto a empezar un negocio y queriendo evitar pagar una oficina, su mentor holandés le propone que creen un espacio de coworking. “En aquel momento los espacios de coworking no eran para nada conocidos en Latinoamérica” y así es como Nathaniel Orea se introdujo de lleno en el mundo del coworking.

A día de hoy su empresa Sweedgroup se dedica a la consultoría de espacios de coworking y a la gestión de espacios de terceros. ¿Pero cómo acaba organizando una conferencia? Su naturaleza, nos cuenta, no es la de un organizador de eventos, aunque con una sonrisa nos recuerda que todos los gestores de coworking al final estamos, en mayor o menor grado, familiarizados con la organización de eventos. “Empecé a asistir a las GCUC, conocí a las organizadoras y una cosa llevó a la otra”.

En la serie de entrevistas que estamos realizando a gestores de espacios de coworking en Latinoamérica les preguntamos cuál es su visión del sector en sus países y si creen que podemos hablar de un coworking LATAM de manera más genérica. “El coworking en Latinoamérica tiene la oportunidad de ser un agente de cambio” contesta Nat, recordándonos las bases fundamentales del coworking, “las personas aquí no tienen la misma capacidad económica que en EEUU o en Europa y un menor nivel de especialización”. Aquí es donde entra el coworking: espacios donde el talento y el potencial económico se concentra y ofrece un acceso más sencillo y directo a partners, educación, información sobre ayudas gubernamentales, programas de incubación, startup schools, becas, etc.

Al ahondar sobre estos asuntos y preguntarle acerca del papel del Gobierno en algunos de estos aspectos, nos cuenta que el mayor problema es el desconocimiento del público en general sobre las ayudas gubernamentales disponibles y cómo acceder a ellas “no saber que no sabes es lo peor que te puede pasar. En Sweedspace estamos acostumbrados a recibir llamadas cada semana de gente que recurre a nosotros buscando información sobre estos fondos perdidos” que es como los llaman en México. Y según él este es el factor que penaliza más al emprendimiento.

Escuchar a alguien que se preocupa genuinamente por aspectos como estos nos recuerda a otros tiempos en los que el coworking se hacía más artesanalmente, pero es también el pensamiento de alguien que tiene una mirada a un futuro en el que muchas iniciativas, como la misma ciudad de Amsterdam, se basan en un modelo de crecimiento basado en espacios de colaboración y clusters de productividad.

Pero volvamos a la pregunta sobre la existencia o no de una LATAM coworking scene. “Creo que sí podemos hablar, o más bien me gustaría que pudiéramos hablar, de coworking LATAM cómo podemos hablar de una escena europea de coworking: como mencionas cada país tiene sus costumbres, sistemas empresariales y organizacionales diferentes pero sí existen factores en común”. Nat nos menciona una característica que se nos puede pasar por alto “existe además la cuestión del (inmenso) tamaño de los países en esta zona del mundo: las distancias son enormes y las diferencias dentro de cada país son también abismales en lo que respecta a la manera de hacer negocios, industrias locales o las necesidades y características del público de los espacios de coworking.

Centrándonos en Ciudad de México, el hogar de 22 millones de personas, existen distintas zonas como la corporativa Santa Fe en la que los espacios están enfocados a un público de traje mientras que en la Colonia Roma, La Condesa y en general en todo el cuadro de Reforma el enfoque está más dirigido a emprendedores y a la “estructura millenial”. En una ciudad de esa escala el commuting cobra una especial importancia pero en lugar de interesarse por el impacto del commuting Nathaniel opta por el punto de vista contrario: “¿Cuál es el impacto de no tener commuting? Más allá de una mejor salud, y una reducción del stress, a nivel económico los consumidores consumen en sus barrios” y evitamos tener dos horas, o más, al día no facturables le recordamos.

Se acercaba la recta final de la entrevista y no podíamos irnos sin saber ¿Qué significa para Nat Orea la GCUC LATAM? ¿Qué quieres que sea? ¿Qué quieres que ayude a cambiar? ¿Hay un plan maestro detrás de la conferencia? Le preguntamos.

“Desde una perspectiva personal me gustaría que sirviera como punta de lanza para mejorar la compresión y el conocimiento sobre el coworking y sus virtudes en el mundo. Me gustaría que más ciudades siguieran el modelo de crecimiento de Amsterdam de creación de clusters especializados que fomentan el desarrollo y que se basan directamente en lo que el coworking promueve. Me gustaría crear awareness sobre la herramienta tan grande que tenemos para servir como agente de cambio económico y social sobretodo en Latinoamérica.” Intuíamos que había un gran plan tras la conferencia. Pero no sólo pretende que se comparta contenido para los “operadores” sino que se eduque al público en general y al gobierno sobre las virtudes del coworking.

En una experiencia con una importante revista, nos confiesa, “compartí con ellos muchísima información y finalmente se publicó un artículo titulado ‘Los 25 mejores espacios de coworking de México’. Nada de impacto social, nada de todo aquello que hay detrás de este modelo organizacional” nos cuenta en parte frustrado, algo divertido y un poco molesto “parece que todos están esperando recoger los frutos que el coworking dará pero no están contribuyendo a realizar la sensibilización necesaria para que el modelo desarrolle su potencial y se convierta en una realidad más allá de ser un lugar de trabajo que quedan bien el las fotos.

Cómo siempre nos despedimos con nuestra pregunta favorita: ¿Qué pregunta te encantaría que te hicieran y nunca te hacen? ¿Cuál es tu respuesta?

Después de decirnos que jamás nadie le había preguntado eso y pasarse unos segundos buscando en el interior de su mente mientras no deja de sonreír por lo complejo de la pregunta, nos responde “Sólo prestamos atención a lo micro, al desarrollo de la industria, tomamos una aproximación muy práctica, centrada en las operaciones, pero nos estamos olvidando de hacernos las preguntas sobre el panorama macroeconómico”.

Nos gusta el buen coworking en todas sus formas y colores. Si te interesa estar informado de lo que está pasando y de lo que puede llegar al coworking de Latinoamérica la GCUC LATAM es sin duda una gran opción.

^^

Esta entrevista ha sido realizada para Cobot y ha sido publicada originalmente en su Blog

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.